La española Endurance Motive lleva las baterías de ion-litio al sector naval

La industria naval supone en torno al 3% de las emisiones de dióxido de carbono que se lanzan anualmente a la atmósfera a nivel mundial, según los cálculos de la  Organización Marítima Internacional (OMI), de ahí que las nuevas normativas del sector se dirijan a que las embarcaciones de todo tipo deban ser neutras en emisiones mientras están en puerto.

Y para lograrlo la tecnología de baterías de ion-litio se ha revelado como la más eficiente: en costes y medioambientalmente. Es por ello que la española Endurance Motive ha lanzado su división Marine, que se suma a las dos divisiones de Intralogística y Urban Mobility.

Endurance Marine lanza una línea de baterías de ion-litio a medida destinada a todo tipo de embarcaciones ya sean a motor o vela, y sea cual sea su uso: comercial, recreativo, pesca, militar o submarino. Esto supone abrir un abanico de mercado de miles de potenciales clientes para la empresa.

Para liderar la división Marine, Endurance cuenta con Carlos Freire Trigo. Un referente en el sector naval a nivel nacional e internacional, con veinte años de experiencia en el sector de la electrónica y electricidad para diseñar y fabricar baterías de litio para embarcaciones a vela y motor de mediana y gran eslora. Carlos Fraile es especialista en investigación y desarrollo de productos tecnológicos para el sector marítimo comercial, de recreo y de alta competición.

Freire ha asegurado que “la industria marítima avanza hacia un uso más responsable de los recursos, es por ello que las embarcaciones y los puertos se están adaptando a esta nueva situación, al tiempo que la legislación se vuelve más exigente con la sostenibilidad medioambiental, de ahí que nuestras baterías se puedan integrar en embarcaciones nuevas desde su fabricación en el astillero o a la modernización de una que ya esté en uso”.

Las baterías de litio Marine de Endurance cumplen con el requisito exigido de ser más respetuosas con el medio ambiente gracias a la reducción de óxido de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO2) alcanzando incluso la emisión cero cuando la embarcación está en puerto. Además, suponen menor consumo de combustible, menos costos de mantenimiento al tener un consumo de energía optimizado.

La compañía valenciana nació en 2018, fundada por Ander Muelas y Carlos Navarro. En estos momentos tienen sus instalaciones en Canet de Berenguer (Valencia), con cerca de 1.800 metros cuadrados y una plantilla de 40 personas, de las que el 40% son ingenieros que trabajan en el desarrollo y adaptación de las baterías a las necesidades de cada cliente.