La alemana E.ON prepara una reestructuración que afectará a la plantilla

La energética E.ON ha comenzado a negociar una reestructuración que puede llevar a una pérdida de puestos de trabajo, informó este lunes el sindicato británico Unite.

La firma aspira a «armonizar» sus servicios tras la adquisición de su rival británico Npower el año pasado, un proceso que se ha acelerado ante el impacto de la pandemia de coronavirus en su modelo de negocio, señaló en un comunicado el sindicato.

«Esperamos que el mes próximo haya un anuncio sobre las posibles pérdidas de empleos. La posición de Unite es que cualquier eliminación de puestos de trabajo en el futuro debería ser voluntaria y no de naturaleza obligatoria», afirmó Katie Morris, portavoz de Unite.

La organización se mostró «comprometida a trabajar de forma constructiva con la dirección de E.ON durante estos tiempos difíciles para el sector de la energía».

«Aún así, no toleraremos ningún movimiento para utilizar esta pandemia como una excusa para erosionar los salarios y las condiciones de nuestros miembros», advirtió Morris.