Una cooperativa francesa construye una planta solar sobre estructuras de madera

Desde 2017, CéléWatt, una sociedad cooperativa de interés colectivo con sede en Brengues, se abre camino admirablemente con una idea en mente: crear todo un grupo de parques comunitarios fotovoltaicos alrededor del valle del Célé. Una iniciativa que inicialmente reunió a cinco vecinos, a los que ahora se suman cerca de 500 socios que se movilizaron para crear en junio de 2018 el primer parque ubicado en la Causse de Brengues.

Desde entonces, la popularidad del proyecto ha ido más allá de las fronteras del departamento. Prueba de ello es la reciente concesión a CéléWatt del premio «Están cambiando el mundo» de la Fundación Solidaridad Tierra, en la categoría «Energía limpia y cívica», gracias en particular a los votos de miles de internautas.

Ahora CéléWatt ha comenzado la construcción de un pequeño parque solar en Carayac, una comuna en el departamento de Lot, en el suroeste de Francia. CéléWatt alquiló una parcela municipal con una excelente luz solar para el nuevo parque solar que debería generar la misma energía que su mayor de Brengois.

Al igual que en 2018, los paneles fotovoltaicos están siendo suministrados por la empresa Mecojit, con sede en Capdenac-Gare. La gran novedad es que los soportes de los paneles son de roble de una parcela ubicada en la localidad de Cabrerets. La fabricación de estos soportes corre a cargo de la empresa Le Petit Chêne Noir con sede en Lissac-et-Mouret. La empresa es conocida en particular por el suministro de bouchots a los productores de mejillones en la costa atlántica. Una solución local, ecológica y económica.

La idea, lanzada por CéléWatt y brillantemente desarrollada por los ingenieros de Mecojit , es sustituir los postes metálicos, habituales en todos los parques fotovoltaicos en el suelo, por una estructura de madera de robles del Causse.

Estos árboles crecen lentamente, debido a la pobreza del suelo kárstico, y tienen poca salida excepto calefacción, debido a su pequeño diámetro. Pero su madera es muy fuerte. Con esta innovación técnica, la primera en Francia que se sepa, CéléWatt y Mécojit están haciendo su contribución a las cuestiones climáticas y energéticas reduciendo el coste energético de los materiales con la sustitución del aluminio; promoviendo un recurso local, el roble pubescente, cortado a 20 km de Carayac en lugar de traer soportes metálicos desde lejos;  almacenando carbono en estas cantidades de madera y favoreciendo una empresa regional, reduciendo así también el transporte, para asegurar el montaje del parque.

Las obras han iniciado su curso este otoño y se espera que se pueda inaugurar en enero de 2021. Hasta entonces, CéléWatt está buscando nuevos miembros para unirse a la aventura: la cuota es de 100 € y el formulario de membresía es disponible en el sitio web www.celewatt.fr .