Vitoria rechaza el proyecto de extracción de gas: el PNV se queda sólo en su defensa

El pleno del Ayuntamiento de la capital alavesa ha rechazado el proyecto para la exploración y explotación del pozo de gas Armentia-2, así como cualquier solicitud de licencia en relación a la exploración y explotación de hidrocarburos en Subijana, con la única oposición del PNV.

Este rechazo se recoge en una enmienda a la totalidad presentada por el PSE-EE, socio de gobierno municipal del PNV, que también han apoyado EH Bildu, PP y Elkarrekin Vitoria.

La concejala de Educación y Cultura, la socialista Estíbaliz Canto, ha rechazado «contundentemente» el proyecto de gas en Vitoria y ha destacado la futura Ley del Cambio Climático y Transición Energética que «prohibirá expresamente» la concesión de nuevos permisos para actividades de exploración y explotación de hidrocarburos.

En este sentido, la moción aprobada por 20 de los 27 concejales de la corporación municipal, insta al Congreso de los Diputados a aprobar lo antes posible dicha Ley, pide al Gobierno Vasco evolucionar hacia un nuevo modelo económico y energético «que apueste por la desvinculación de los combustibles fósiles» y a «actualizar la estrategia energética Euskadi 2030», incrementando la generación de energías renovables.

La portavoz de EH Bildu, Miren Larrion, le ha pedido al Ejecutivo autonómico que «no recurra» la denegación de la licencia de actividad por parte del Ayuntamiento y ha valorado que «el PSE se sume» a la opinión contraria al proyecto de la mayoría social del territorio alavés.

El concejal del PP Alfredo Iturricha ha expresado que «no tenía ninguna duda» de que el plan iba a ser rechazado desde el cumplimiento de la normativa municipal y ha criticado «el empeño del Gobierno Vasco» por recurrir la decisión del Ayuntamiento de Vitoria.

El portavoz de Elkarrekin Vitoria, Óscar Fernández, ha dicho que «ha quedado claro que la normativa municipal no permite la exploración de gas» y ha instado al PNV a que le diga al Gobierno Vasco que no vuelva a agitar «la sombra del gas» sobre la capital alavesa.

Por su parte, la concejala de Territorio y Acción por el Clima, Ana Oregi, ha asegurado que su partido defiende las políticas de sostenibilidad, pero ha incidido en «la necesidad actual de energía» de la población y el carácter industrial de las empresas alavesas para defender la búsqueda de gas en el municipio.

El debate que se ha producido un día después de que el Gobierno municipal denegará conceder la licencia de actividad a la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, Shesa, al no acogerse a la normativa municipal del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ya que los usos permitidos en ese suelo no son compatibles con el proyecto de exploración de gas.

La solicitud de licencia de actividad para explorar gas en el pozo de Armentia-2 ha sido un asunto que no sólo ha cuestionado la política medioambiental de Vitoria sino la viabilidad de los presupuestos municipales para 2021 ante la negativa a negociar de Elkarrekin Vitoria si no se rechazaba el proyecto gasístico.